"Capacitar a costo cero es posible"
   Capacitar a través de programas.

   
 

Si tuviéramos que determinar las palabras que mas abundan en el mundo empresario actual las mismas se resumirían a: cambio permanente, incertidumbre, desafíos, competencia, liderazgo y capacitación.

Esta última precisamente abarca una serie de acciones muy complejas a las que de alguna manera en el mundo empresarial no se les da la verdadera dimensión que pueden alcanzar, teniendo en cuenta que la administración moderna tiene sus pilares en los conocimientos que pueden aportar en forma sinérgica los que hoy con justicia son llamados colaboradores.

Estos colaboradores se acercan cada vez a lo que se denomina trabajador del conocimiento, según el término que acuñara y adelantara con una visión totalmente acertada Peter Drucker, siendo quienes aportan a diario sus talentos para que las empresas puedan alcanzar los objetivos, amalgamando diversas competencias en una heterogénea mezcla de saberes adquiridos o bien por la experiencia, o por esta y sumando formación académica que incluyen tecnicaturas, títulos de grado, posgrados completos o incompletos.

En este sentido las organizaciones pueden ser también protagonistas en la construcción de conocimiento a través de actividades de capacitación fundamentalmente para aquellos colaboradores que no han tenido las posibilidades de hacerlo fuera del mundo laboral, y que a manera de incentivo extrasalarial estos programas pasan a tener no solo la importancia para quien recibe conocimientos, sino que la empresa obtiene directamente el beneficio de cambios positivos que se traducen en optimización y eficiencia de la gestión.

Desde hace muchos años estas actividades de transferencia de conocimientos en las empresas se concretaron a través de cursos, y si bien los mismos dejan su impronta de saberes, tienen la debilidad de no incidir en el largo plazo, sino en lo inmediato.

La experiencia dice que la ventaja de los programas sobre los cursos puntuales es que a medida que se avanza con los contenidos, se van observando gradualmente los cambios en algunos casos significativos, en otros con más lentitud, pero de manera sostenida.

A continuación detallamos las claves para que un programa de capacitación sea exitoso:

  1. Desarrollar una estrategia acorde a los objetivos de capacitación.
  2. Tener en cuenta el perfil de los participantes: debe ser lo más homogéneo posible fundamentalmente en términos de capacidades y saberes previos.
  3. Los contenidos deben ser totalmente coherentes con las necesidades y objetivos
    y por ende con la estrategia planteada.
  4. La experiencia y trayectoria de la consultora es importante, pero mas importante es el capacitador a cargo de la acción, su idoneidad con el tema y el grado de conexión con el grupo.
  5. Pasar slides tras slides no es lo más importante, sino la dinámica, los contenidos
    y los ejemplos.
  6. Lo ideal es trabajar con material audiovisual producido especialmente por la compañía, con situaciones reales aplicables a la gestión particular de dicha empresa.
  7. Sumar horas y horas de capacitación no es la clave; cantidad no asegura calidad.
  8. Los programas deben tener su continua medición para observar cambios y correcciones a realizar.
  9. Un sistema de premiación es un buen motivador para avanzar con un programa orientado al cambio.
  10. La capacitación no es un gasto, es una excelente y rentable inversión.

Este último punto se refleja en algunas de estas realidades:

“No hay presupuesto”
“Tenemos otras prioridades!”
En cuanto hay dudas en la economía lo primero que se frena son los presupuestos de capacitación, en cambio los impuestos se siguen pagando...
“Los programas son muy costosos!”

Posiblemente hoy muchas empresas desconozcan que a través de SEPYME, las empresas Pymes tienen la posibilidad de canalizar la inversión en capacitación obteniendo crédito fiscal, y las grandes empresas lo pueden hacer con sus distribuidores; es decir que toda inversión para mejorar el rendimiento de los colaboradores queda como crédito fiscal por lo cual una empresa puede elegir entre tener una pagar impuestos o canalizar ese dinero para hacer mas eficiente su organización.
Usted elige!

Hoy en día las PYMES que desean capacitar a sus empleados pero no cuentan con el presupuesto necesario, puede destinar el dinero que normalmente utilizarían para el pago de impuestos para realizar programas de capacitación de personal.
Si bien las grandes empresas no lo pueden aprovechar en forma directa, pero si les es posible aprovecharlo para su cadena de valor (proveedores, socios comerciales, etc.).

Lic. Carlos Andreatta, Gerente de capacitación de Latincentives


 
footer
Este mail se envía sujeto de acuerdo con la nueva legislación sobre correo electrónico: Por sección 301, párrafo (a)(2)(C) de S.1618.
Bajo el decreto S.1618 título 3ro. Aprobado por el 105 congreso base de las normativas internacionales sobre SPAM, este E-mail no podrá ser considerado. SPAM mientras incluya una forma de ser removido o sea por única vez.

Si NO desea recibir más este Newsletter presione envíe un e-mail a la dirección unsuscribe@av-buscom.com.ar con el asunto "remover"